miércoles, 11 de abril de 2018

Datos y Privacidad: Zuckerberg y la iglesia (2Parte)


CENTRALIZACION Y LA PRIVACIDAD
Hasta ahora, son muy pocos los que han apuntado al verdadero problema que subyace al interrogatorio hecho a Marck Zuckerberg. hablo de la centralización y monopolio de estos datos privados que son recopilados en toda la web.

Esta es la parte en que creo la iglesia debería estar interesada, si efectivamente creemos que nuestro papel como Hijos del Señor, es algo más que ser meros observadores, y ser como mínimo, garantes de justicia y verdad para el mundo que nos rodea.

Puede parecer que el ámbito tecnológico es un tema donde los entendidos sobre temas del “alma” y la “eternidad” no deberían entrar, pero esta idea no es más que una rotunda equivocación.
La iglesia es y debería ser, una embajada continua del Reino de Dios y como toda embajada, nuestro deber es proponer las alternativas que emerjan de nuestra nación santa.

La discusión sobre lo que debe ser manejado por unos pocos y lo que debe ser propiedad pública, debe ser discutido con seriedad por nuestras congregaciones.
La discusión sobre lo que es público y lo que es privado, es algo que necesitamos hacer en términos más humanos que tecnológicos.


LO PUBLICO Y LO PRIVADO
Este primer conflicto que el mundo necesita vencer y hasta sanar, tiene que ver con la línea divisora entre lo público y lo privado.

En el post La iglesia y los medios Masivos detalle acerca de este tema con profundidad, mi llamado fue a mirar con seriedad el asunto, ya que se puede confundir el “exponer públicamente” algo, con una acción publicitaria o de marketing, cosas muy diferentes entre sí.

También aborde en dicho post el problema actual de una cultura exhibicionista, donde no se necesita mucho esfuerzo para contar con una cámara de fotos y videos, podemos caer en el error de mostrar aquello que debería quedar solo en el ámbito de lo privado, trasladando el ámbito de lo íntimo a el espacio público, normalmente esto implica que esa intimidad aborde la sexualidad de quien se expone.

En el caso de las redes sociales, el tema no solo es la protección de la privacidad, sino además la facultad de disponer de forma exclusiva de su uso.

Las redes sociales no solo permiten a la gente exponerse, sino además exponer sus ideales, pensamientos, sus frases célebres o fotos ideales, nada de esto es malo en sí mismo, pero si no somos capaces de establecer una línea divisoria entre lo íntimo y lo expuesto, entonces el dilema de datos que puso a Zuckerberg en el congreso no tiene mucho sentido.

Algunas personas borraron sus cuentas de Facebook o llamaron al boicot por el mal uso de sus datos privados, pero mantenían sus cuentas en Instagram, donde cada post implica mostrar algo, o sus cuentas de Twitter, donde han manifestado sus pensamientos internos en cada escrito.
Cosas que un algoritmo, (y lo están haciendo), puede rastrear sin necesidad de entrar en la privacidad de una cuenta.

Entonces el dilema no está resuelto aún en la mente de la gente.
La solución no es ocultarse, esa es la reacción del cobarde o el perezoso, que grita "el león esta en el camino, el león esta en la calles (Proverbios 26:13)", solo para justificar su inacción.

Lo que necesitamos es definir en nuestras casas y congregaciones, que se puede mostrar en una vitrina y que no, Jesús mismo nos demostró en su vida cuando guardar algo y cuando exponerlo.

La iglesia del Señor y sus ministros tenemos mucho que decir en esto y sobre todo modelar.
Y sobre este asunto es que intente hablar en el post "La iglesia y los medios Masivos"



CENTRALIZACION DE DATOS 
El dilema de la centralización en la web, es a mi parecer el mayor problema que el mundo enfrenta hoy, ya que es este monopolio de datos personales el que es susceptible de manipulación, como todo lo que se centraliza.

Si Jezabel tenia cabida en el reino de Acab, si la corrupción entro en la corte de Israel una y otra vez, es por que el orden jerárquico centralizado era susceptible de manipulación, razón por la que el Señor no dejo un "líder único", para su iglesia, sino a doce apóstoles y una estructura basada en presbiterios.

Un sistema piramidal siempre tendera a corrupción, y ahora lo vemos en este aspecto, el trafico y centralización de datos.

El problema no son las redes sociales en sí, ni las aplicaciones que piden que nos identifiquemos en ellas antes de usarlas, sino el hecho de que toda esa información y sus detalles, solo está a disposición de un solo y gran ordenador, que puede usarla como bien le parezca.

Y como hemos visto en estos meses, toda aquella información puede ser usada para fines diferentes para la que fue cedida, sin que el afectado tenga ni la más remota idea, para campañas políticas, e ideológicas como mínimo.

Nadie tiene problemas con darle sus datos a un banco, porque sabe que por medio de estos datos personales se garantiza la seguridad de los bienes que el banco guardara, pero si ese banco usara esos datos para fines diferentes, entonces hay una manipulación de ellos sin previo consentimiento explícito.

En el caso de las redes sociales, los participantes ceden datos personales con el fin de interactuar con el resto de los participantes, pero si esos datos son usados para encuestas y campañas políticas sin el consentimiento previo, entonces estamos ante la manipulación de la base de datos centralizada.





BASE DE DATOS EN LA IGLESIA
Para que la iglesia pueda plantear una alternativa, tendría que partir por evitar generar esas bases de datos centralizadas, verdaderos censos de los miembros de la congregación, sé que puede parecer extraño para algunos lo que estoy diciendo, pero en mi recorrido por las naciones he visto esta práctica, se formulan “redes” sin vínculos genuinos, solo son listas de correos y teléfonos, sin más propósito que la acción publicitaria y el marketing de la misma red centralizada.

Entre los participantes de esas “redes”, no se conocen en verdad, no hay vínculos genuinos, si uno de ellos enferma nadie lo sabrá, hasta que este se comunique con la “central”, así que no podríamos decir que es un “cuerpo” en términos de iglesia, solo es una lista de información.

Redes de intercesión, redes de ministros, redes denominacionales, etc… se traduce en un correo mensual, como la suscripción de un diario o revista, solo que esta “red” se presenta como algo mayor a esto, como un cuerpo, lo que en la práctica no lo es.
Por que el trafico de información no es transversal, los participantes no se comunican entre ellos, en esto Zuckerberg tiene mucho mas que enseñarnos.

Mirando esta práctica por el lado más amable, creo que no sería terrible si desde un inicio se planteara de una manera sincera, como una lista para comunicar información de forma unilateral, o se pidieran los datos especificando el fin de aquello (publicidad, marketing, etc.)

Si fuera una revista cristiana, entonces la base de datos tiene sentido tanto para la empresa como para el lector, si fuera una central de comunicaciones, también sería posible especificar que la base de datos tiene como fin informar de manera centralizada.

Pero debemos ser sinceros, esto no es un cuerpo, como es la iglesia en sí misma, porque un correo unilateral no genera vínculos ni hermandad.  Mi suscripción a dicha base de datos, no implica ser parte de una familia, algo que solo provee la congregación y la interacción cara a cara de los miembros, o el intercambio continua de opiniones de sus miembros.

No se es parte de la iglesia de Cristo con solo subscribirse a un red, somos miembros de la familia del cielo, cuando compartimos e intercambiamos vida con el resto de sus miembros.
Asociar dicha bases de datos al concepto de "cuerpo" a sido nuestro gran problema, por que no lo es ni lo será.


REFLEXION FINAL
En esto no creo tener la ultima palabra, al contrario, normalmente solo planteo las primeras y luego viene una lluvia de ideas por parte de la hermandad

Mi intención no es acusar a nadie, creo que estas practicas que debemos corregir están diseminadas por toda la iglesia y se practican, curiosamente por gente muy buena y santa.

El asunto es que nos a ganado la ignorancia de un avance tecnológico sin precedentes, pero ahora nos toca mirarnos con sinceridad de corazón.

El mundo esta juzgando ciertas practicas, debemos ir mas profundo que ellos y indagar en nuestras estructuras primero, limpiarnos de lo equivocado y poder plantear algo completamente nuevo.




Simon Aquino
Hijo de Elohim



Datos y Privacidad: Zuckerberg y la iglesia (1Parte)



Y TODO POR CULPA DE TRUMP
Mark Zuckerberg, el creador de Facebook, fue llevado para comparecer en el congreso norteamericano.
Uno por uno pasan a hacerle diferentes preguntas, con el fin de probar la debilidad ética de la red social que impulso el boom del nuevo internet.
¿a dónde se van los datos personales que introducimos en ella?, ¿a dónde van nuestras fotos y gustos preferentes?, ¿Facebook es seguro?

Todo esto a causa del escándalo que provoco el caso de Cambdrige Analytica, la consultoría que creo perfiles y publicidad política basada en la información de más de 50 millones de usuarios de esta red social, que trabajo en la campaña de Donald Trump y del Brexit Ingles, entre otras cosas.

Demasiado éxito en su publicidad y en su marketing personalizado, la Unión Europea y los amigos de Hillary no se podían explicar cómo fue que perdieron, así que no han parado de financiar diferentes investigaciones para dar con la clave, o inventarla.

Seamos claros en esto, la investigación y persecución de esta compañía y la persecución de Facebook y el tema de los “datos de preferencias” en la web, solo tiene para ellos como fin último, desacreditar la campaña que llevo a Trump y al Brexit a la victoria.
Estos dilemas éticos sobre la privacidad tienen muchos años, pero aun nadie financiaba una investigación así, porque nadie importante (como Hillary o la Unión Europea) perdían una elección, supuestamente por causa de este punto.

No olvidemos que el gobierno de Obama, con Hillary en la oficina de Defensa, promocionaron métodos de vigilancia, mediante programas que procesaran la información privada que circulaba por la web y en las redes sociales.
Ellos ya jugaban ese juego de manipulación mucho antes que Facebook o Trump.


TRAFICO DE DATOS
Pero ahora tenemos este caso puntual con Cambdrige Analytica, y el escandalo llevo a que cientos de personas quitaran sus cuentas de Facebook de forma masiva hace unos meses y que hizo que algunos entusiastas llamaran a boicotear la red social.

Zuckerberg ha reiterado una y otra vez que ellos no han vendido los datos privados a ninguna compañía, sino que Cambdrige Analytica violo las políticas de la red y manipulo a los usuarios para recopilar sus datos (cedidos por ellos mismos) por medio de Facebook.
También reitero que todos los datos que almacenan como red social, han sido aprobados por los propios usuarios y que estos pueden quitarlos y borrarlos cuando deseen en la configuración de privacidad.

Ambas afirmaciones son la base ética de su defensa, y el fundamento de todas las compañías que manejan datos de los usuarios en la web, compañías que registran cada “click” que hacemos en la pantalla.

Porque Facebook no es la única red social con un tráfico continuo de datos, Twitter, WhatsApp, Messenger, Telegram, Google, Instagram, etc. También están almacenando continuamente datos para personalizar sus algoritmos de publicidad o mejorar su funcionamiento, con la que sustentan el modelo de negocio de sus compañías, ¿de otra manera como pagan todo el servicio que prestan?, creo que todos ellos deberían estar en el mismo estrado, porque al fin y al cabo todos participan de modelos de negocios similares y necesitamos saber como operan en verdad.

Este es el internet que advirtió Snowden, el informático ex empleado de la CIA y la NSA perseguido por el gobierno de Obama, que filtro la información de los programas de vigilancia que Estados Unidos había soltado en la web para acaparar estos mismo datos de privacidad.

“No quiero vivir en una sociedad que hace este tipo de cosas… No quiero vivir en un mundo donde se registra todo lo que hago y digo”, Fueron sus palabras el 2013 al diario The Guardián.

Y no se refería a Facebook en aquel momento, sino al uso que se está dando a todos esos datos, que actualmente están siendo almacenados por cada compañía de internet.
Porque esta centralización y acaparamiento de datos personales y de preferencias no es nueva, claro que no, es una acción que hacen todas las páginas y aplicaciones web que implican una suscripción, desde bancos, juegos, aplicaciones, etc. Por no decir que por lo menos el 90% de la internet.


WEB, GOOGLE, FACEBOOK, ETC.
Este es el internet que emergió en los años noventa, que ha dado a luz a la generación más conectada de todos los tiempos de la historia, que nos permite comprar desde nuestra casa, hacer transacciones, comunicarnos por mensaje de texto, llamadas internacionales, leer noticias sin tener que ir a un almacen, etc.  este es la internet que pone a disposición todo, pero que a cambio centraliza y sondea todas las “búsquedas” en enormes edificios, todos llenos de formidables procesadoras de información.
El beneficio a sido alto, pero el costo esta recién conociéndose.

Todas ellas operan desde el almacenamiento de datos, la centralización y el monopolio, acaparando listas eternas de correos, y algoritmos que van siguiendo la preferencia de los usuarios.

Personalmente me parece genial que por fin se estén atreviendo, a hacer las preguntas incomodas, preguntas que tienen que ver con el uso de datos privados que la gente ha decidido ceder, con el fin de tener acceso a estas redes que les permiten conectarse con otras personas lejanas a su entorno inmediato.


Por fin alguien es llevado al estrado para responder a estas preguntas, el único problema, es que faltan compañías en dicho interrogatorio, y lo que es peor, faltan alternativas a este dilema.
Alternativas que deberían venir desde una iglesia capaz de mirarse a si misma primero, y desde ese introspección en el temor de Dios encontrar una solución.

Para esto, antes de tomar la piedra y lanzársela a Mark Zuckerberg, nosotros mismos como iglesia debemos sentarnos en un estrado similar y hacernos un par de cuestionamientos sobre privacidad y centralización de datos.

(continua en el segundo post)


Simon Aquino
Hijo de Elohim