lunes, 25 de septiembre de 2017

REFORMADORES Y EL NUEVO ORDEN: el despertar.



Vimos anteriormente que el Orden se entiende y se desprende de aquello en que creemos, son nuestras creencias las que determinan el orden que establecemos, el orden es por lo tanto primero espiritual.

Desde ese entendimiento sabemos que la llegada y manifestación del real sacerdocio según el Orden de Melquisedec, impulsa una reforma que trae siempre un nuevo orden.

Cristo es el nuevo orden para cada siglo, uno que no está basado en ideas de este mundo, sino en el corazón del Padre quien está sentado en un trono inamovible, eterno, no terrenal ni político, filosófico o religioso.


EL ORDEN DEL FALSO SACERDOCIO
Cuando el imperio romano sucumbió por el año 476, el mundo post romano quedo en un caos, fraccionado en territorios feudales con reyes y nobles que batallaban por sus territorios, la iglesia ya estaba por todo el mundo establecida, pero en ella había entrado ya la cizaña del conformismo religioso, habían comenzado a abandonar el gobierno de los ancianos en las iglesia en las casas, por la presunción de las estructuras piramidales del papado.

San Agustín de Hipona previendo el vacío de poder y la falta de orden que quedaría al sucumbir el imperio, subrayaría desde África (mientras el imperio se derrumbaba), sobre la necesidad de un orden político que propiciara facilidades para que el mundo cristiano viviera en el temor de Dios, San Agustín comenzaría entonces la discusión teológica sobre que poder era más importante en la tierra para establecer este orden político, el del clérigo o el de los reyes feudales.

Los escritos de Agustín sobre la autoridad espiritual de la iglesia para el orden, servirían de apoyo teológico para que otros desarrollaran una idea del "poder fáctico" del vaticano, buscando la concentración del poder en el papado.
Esta idea enfatizaba que la autoridad superior de la iglesia era representada en su máximo esplendor por el Papa y los sacerdotes, como máximas autoridades de la iglesia católica, los que se traducía en poseer la autoridad para resolver los asuntos aun políticos.

El papa Gelasio I, fue quien para expulsar al patriarca hereje Monofisita Acacio, escribiría al emperador bizantino en el año 494 “gobiernan este mundo: la autoridad sagrada de los sacerdotes y el poder monárquico. De estos dos el mayor peso recae sobre los sacerdotes, porque ellos responderán ante el Señor, incluso por los reyes, en el juicio final”, con esto dejo en claro que su autoridad como Papa era mayor que la del emperador bizantino, quien poseería la espada para juzgar los quehaceres terrenales, solo como un instrumento del papado, quien se adjudicaba toda la autoridad de la iglesia dada por Dios.

Así se implantaría la idea inicial de que el papa y sus sacerdotes debían legitimar a los reyes en el mundo cristiano, y que podían arbitrar y determinar la decisión final en las disputas de los gobernantes, e incluso enviar a los reyes a las guerras (como las cruzadas) a pelear por la iglesia católica.

El poder del papa creció, trayendo un Orden sacerdotal católico sobre los territorios cristianos, la iglesia católica se volvió un aparataje político lleno de intrigas que incluyeron asesinatos, sicarito, robos y rapiñas.
la corrupción total se establecía al practicarse dicha unión de poderes, el del papado y los sacerdotes católicos y los reyes feudales.
El ORDEN del falso sacerdocio estaba implantado para el desmedro de los verdaderos santos.



LOS VALIENTES, LOS REFORMADORES
Muchos santos se levantaron entonces por décadas para denunciar y separarse de una iglesia que había cambiado el orden real del cielo, el del real sacerdocio según Melquisedec que gobierna con un reino que no es de este mundo, por un orden sacerdotal corrupto, terrenal y político.

Un Sacerdocio falso, que se levantó volviendo a construir edificios sagrados, divinizar tradiciones, ropas beatas de sacerdocios, rituales, fetiches, reliquias consagradas, etc.
Olvidando que el orden que Cristo estableció en los cielos en su Reforma, juzga tarde o temprano los sistemas corruptos del mundo.

La idea de gobierno para Cristo y los apóstoles, nunca fue comenzar por tomar los lugares de poder político y sus estructuras, sino que traer el nuevo orden desde el cielo al espíritu del hombre, manifestar el gobierno de Dios, desde el corazón de sus hijos hacia el mundo perdido, transformando por expansión los territorios y discipulando con el servicio las naciones.

Los reformadores aparecieron cada ciento de años, para enfrentarse al clérigo y el poder del papado, para ir contra lo falso, lo piramidal, lo defectuoso y lo torcido.

Juan Wycliffe, William Tyndale, Pedro Valdo, Savonarola, Juan Hus, y otros que no fueron conocidos, mas todos los que caminaron junto a ellos como una iglesia libre del falso sacerdocio, debieron despertar a una condición de gobierno, de reforma, que solo los reyes llamados al Real sacerdocio pueden tener.

Para enfrentar el falso sacerdocio y los reyes de la tierra, se requiere el despertar de los reyes del reino eterno, los valientes, estos herederos no operan con la mentalidad de “reinito propio” que el mundo conoce, no son reyes por deseo de conquista personal, son reyes solo por el simple hecho de portar al Cristo dentro, por poseer la semilla del “ungido para gobernar”, la raíz de David.

El gobierno y autoridad que poseen viene del envió que les fue dado dentro del reino de Cristo, está en el servicio a sus hermanos, está en la verdadera esencia que sale del trono, son reyes llamados al sacerdocio real según Melquisedec.


LA IGLESIA CORONADA ES LA QUE REFORMA
Claramente Jesús comparo a sus discípulos con gobernantes de naciones, pero les hizo notar la diferencia diciendo, “sabéis que los gobernantes de las naciones se enseñorean de ellas…Mas entre vosotros no será así, sino que el que quiera hacerse grande entre vosotros será vuestro servidor (mateo 20:25)” esto solo puede entenderse dentro del contexto de un reino, donde hay gobernantes que sirven, sentados juntamente con él en lugares celestiales.

Si solo somos una iglesia de mentalidad sacerdotal, ¿cómo podría nuestro Cristo llamarse Rey de reyes cuando cabalga con sus santos? (Apoc. 19:16), hasta que los veinticuatro ancianos, de ropas blancas y con coronas de oro en sus cabezas, la iglesia verdadera, no estén en sus tronos frente a Dios en los territorios, no puede venir el orden de Dios una nación.

Sin este diseño de ancianos coronados rendidos al Rey de reyes, que tomas sus coronas y las ponen a los pies de Dios, como diciendo, “nuestro gobierno es solo posible en, por y para ti…solo tú eres digno”, ¿cómo puede la iglesia traer una reforma y nuevo orden?, El gobierno del Cordero no está en medio de los gobernantes impíos y sus políticas, el juzga a los reyes terrenales, no está en el sacerdocio falso, no es ecuménico ni ideológico.

El reino de Cristo vino a desmenuzar los gobiernos falsos por medio de sus coherederos, como en los días de Abraham, quien era más rey que todos los reyes contra los que peleo y venció, hoy los herederos de la simiente, los investidos con el real sacerdocio según el orden de Melquisedec, esos desmenuzaran el orden corrupto, no por fuerza de hombre, sino por obedecer a su Rey.

Hace 500 años, Lutero despertó a su condición de gobernante, no de este mundo, sino como heredero de los bienes venideros, los del cielo, despertó como valiente, y desconoció la autoridad papal, sus templos de piedra, rituales y clérigos.
entonces volvió a chocar el sistema del falso sacerdocio coronado (el papado), contra los reyes que ministran como real sacerdocio del Rey de reyes.
Hace 500 años Lutero hablo y peleo con la voz de las generaciones pasadas, con el espíritu de Reforma del Cristo gobernante.

Pero hoy ha venido el tiempo de volver a despertar y tomar las armas de luz, por que hay una noche que esta pasando y se acerca el día de Dios... ¿veremos en esta generación a los valientes, los llamados elegidos y fieles? ¿estaremos entre ellos?



Simon Aquino

Hijo de Elohim



Las Armas de la Reforma
6 y 7 de Octubre/Santiago de Chile
contacto: pdspchile@gmail.com
Estará ministrando 
Johannes Wohr (Alemania) y Simon Aquino (Chile)





jueves, 21 de septiembre de 2017

REFORMADORES y el nuevo orden



EL ORDEN FACTICO Y EL SIMBOLICO SON ESPIRITUALES

Desde todos los tiempos antiguos el hombre ha necesitado el orden y ha buscado dejar atrás el caos y lo que esto implica, no fuimos creados para la anarquía, y quienes la buscan, terminan por hacer de esta un sistema predecible, un “orden anárquico”.

Este deseo de armonía se ha comprobado esta en los genes del ser humano, quien busca y escoge con sus sentidos, aquello que parece más armonioso dentro de su cosmovisión.
El orden sin embargo no es algo simplemente estético, es por sobre todo algo espiritual, ya que ordenamos el mundo según las bases de nuestras creencia, pensamiento, ideología o cosmovisión.

Para los romanos en la antigüedad, el Cesar era la entidad que, mediante su ejército, ordenaba el caos, poniendo bajo el imperio las huestes bárbaras de las tribus que le rodeaban, para el Cesar y el senado, la conquista no solo era un acto de anexión de territorios, sino además el establecimiento de un nuevo orden, el del imperio Romano y su forma de paz mediante la sangre, la militarización y la adoración al Cesar, garante del orden imperial.

Para los musulmanes, el orden significa poner al mundo bajo los pies de Ala y bajo las leyes del Corán, enseñanzas de su profeta Mahoma, esto implico desde la antigüedad para el mundo árabe y el persa, la anexión de los territorios y diferentes luchas de poder interno por ser el representante del orden, como se lo adjudicaban los sultanes y sus dinastías.

El orden se desprende de alguna manera de la concepción inicial que tengan las culturas de los orígenes del mundo y su mejor manera de progresar.

Así es como en otras tierras más orientales, el orden fue por años establecido por los emperadores chinos “hijos del sol”, que basados en sus creencias se adjudicaban el mundo y la necesidad de ponerlo en orden bajo sus pies, como el sol saliente ordenaba las cosas cada día.

Para los nórdicos, el orden era una batalla constante entre Thor, Odín y su corte de dioses menores, que batallaban contra el caos de los gigantes y dioses rebeldes de la oscuridad.
Todas estas formas de Orden, venían a ser sostenidos por las creencias de los que lo impulsaban, estableciéndose primero como un orden simbólico y luego uno de facto o institucionalizado.


EN LA REFORMA DE CRISTO QUEBRO EL ORDEN ESTABLECIDO
El orden Romano se fue erosionado por la fe de los hijos de Dios, que se negaban a ver y adorar al Cesar como un dios, rechazaban a continuar tratando a sus semejantes como roma y las culturas lo hacían, ellos no hacían diferencia étnica, no justificaban la esclavitud humana, tampoco el divorcio, lujuria, violencia y mucho menos el menosprecio a las mujeres, su práctica de amor al próximo y devoción absoluta al Cristo, a quien únicamente llamaban  Señor y Padre, erosiono las creencias del imperio hasta dejarlo debilitado.

A donde los hijos de Dios iban, las culturas comenzaban a colapsar, la reforma de Cristo comenzaba a cambiar todo el mundo donde sus hijos llegaban.

Ellos eran los valientes que no temían actuar de maneras incomprensibles para su entorno, ellos eran los verdaderos cambiadores del mundo.

La iglesia no necesito leyes ni agendas políticas para promulgar el cambio, simplemente modelo un nuevo orden con sus vidas, este comenzó cuando Cristo estableció en la cruz y resurrección el cambio de Orden sacerdotal, antes basado en la ley mosaica y el sacerdocio Levítico, fue cambiado por un nuevo orden según la ley de Cristo en el nuevo orden de Melquisedec.
Los hijos de Dios ya no necesitarían rituales, bendición genealógica o étnica, ni tradiciones ni un edificio sagrado para invocar a Dios.

El nuevo orden había sido establecido desde los cielos en el Cristo, con juramento de Dios, seria inamovible y juzgaría por las edades a todo orden corrupto que quisiera establecerse sobre la tierra, desde lo eterno, el mundo cambiaria avanzando hacia la luz.

Ese nuevo orden acabo con la fuerza de la religión del judaísmo, con el culto saduceo, zelote, farisaico y herodiano, vacío los templos griegos, sepulto en la arqueología a los dioses egipcios y dejo en bancarrota el templo de Diana, pero también se expandió por todo el mundo conocido bajo el imperio romano, debilitando las bases en las que se sostenían los gobiernos corruptos y sanguinarios, le quito al Cesar su investidura de deidad.
Todo fue juzgado, en paralelo que una iglesia verdadera se expandía por los rincones de la sociedad.

Cristo comenzó la Reforma, que sería la base en las edades futuras, para toda reforma que nace de la verdadera iglesia, desde ese poder reformador fue que Lutero tomo su fuerza, de ese poder los reformadores han sido investidos.

Los reformadores son los que expresan el espíritu profético de Cristo, el amanecer de la resurrección, el día que va en aumento hasta mostrarse perfecto.
La reforma no es un nuevo acto ideológico, de nuevas formas educativas, políticas o económicas, porque el REINO desde donde procede no es de este mundo.

La reforma hoy está amaneciendo nuevamente, y es primeramente un acto que nace del espíritu de Cristo, que impulsa a los Hijos de Dios a no conformarse con la mente del siglo en el que viven, un espíritu cambiador de todas las cosas, que las mejora, que las libera de opresión, de inmundicia y oscuridad, toca las áreas de influencia, económicas, políticas, educativas, etc..pero no nace de ellas.


Esta amaneciendo esa reforma y con ella los reyes están despertando, Real sacerdocio según el orden de Melquisedec, ¿estaremos entre ellos?.


Simon Aquino
Hijo de Elohim



Las Armas de la Reforma
6 y 7 de Octubre/Santiago de Chile
contacto: pdspchile@gmail.com



Estará ministrando 
Johannes Wohr (Alemania) y Simon Aquino (Chile)